www.remember-chile.org.uk

PORTADA

Pinochet para principiantes

La dictadura por dentro

Testimonios

Declaraciones

Noticias

Comentarios

Actividades

Enlaces

ENGLISH
Cartas
-
Comuniquese con nosotros
ESPAÑOL

AMPLIADA LA QUERELLA CONTRA D. ABEL MATUTES, MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES, POR PRESUNTO DELITO DE OBSTRUCCIÓN A LA JUSTICIA

Resumen de escrito presentado hoy ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo de España.

Madrid, 9 de febrero de 2000

De: Equipo director de la acusación particular y popular en proceso a Pinochet y otros ante la Audiencia Nacional de España por genocidio, terrorismo y torturas.

Causa Especial 240/00

A LA SALA SEGUNDA DEL TRIBUNAL SUPREMO MADRID

D. (...), Procurador de los Tribunales, en nombre y representación de D. MARCOS ROITMAN ROSENMANN en la presente causa especial contra el Excmo. Sr. D. ABEL MATUTES JUAN por presunto delito de desobediencia a la autoridad judicial, como tengo acreditado en la presente causa, como mejor proceda en Derecho, DIGO: (...)

SEGUNDO.- Que en fecha martes 8 de febrero de 2000 el Alto Tribunal de Inglaterra y Gales ha desmontado la COARTADA ingeniada por el querellado D. Abel Matutes para servirse de la valija diplomática como medio de frustrar el normal desarrollo de la investigación criminal en curso ante el Juzgado Central de Instrucción Nº 5, en la que está procesado Augusto Pinochet por los presuntos delitos de genocidio y torturas.

En efecto, el Alto Tribunal británico ha confirmado que la comunicación del Home Office de 11.01.2000 a los Reinos de España y Bélgica, a Amnistía Internacional, y otros, se encuentra sometida al principio de legalidad, bajo control jurisdiccional, y no es un acto político, administrativo, de soberanía o de Gobierno, sometido al principio de oportunidad (ver docs. anexos nº 1 y 2).

TERCERO.- Que D. Abel Matutes ha actuado con malicia para tratar de imponer la COARTADA, pues

1. El 20 de enero de 2000 recibió el dictamen del Crown Prosecution Service (Fiscales de la Corona, CPS, encargados de la defensa de la solicitud española de extradición), en el que se informaba que la referida comunicación del Home Office de 11 de enero no era política, discrecional, sino que en derecho británico estaba sometida a control jurisdiccional, que la Justicia de España tenía sólidas bases para que su posición prevaleciera y que el CPS pedía instrucciones del Juzgado para defender la solicitud de extradición (Hecho TERCERO punto 9º del escrito de querella).

2. Sin embargo, D. Abel Matutes no dio traslado de dicho dictamen al Juzgado que, en conformidad con el art. 1 del Tratado Europeo de Extradición, dirige el procedimiento de extradición en el Reino Unido ("1. Obligación de conceder la extradición. Las partes contratantes se obligan a entregarse recíprocamente, según las reglas y en las condiciones prevenidas en los artículos siguientes, a las personas a quienes las autoridades judiciales de la Parte requirente persiguieren por algún delito (...)".

3. Es más, requerido el 21 de enero por el Juzgado para que le diera traslado del Dictamen del CPS, D. Abel Matutes, en carta firmada por él mismo, engañó al Juzgado manifestándole que había recibido del CPS otra comunicación, y le ocultó el Dictamen firmado por el abogado Sr. Alun Jones.

4. El ánimo del querellado de obstruir a la Justicia tiene un antecedente que debemos poner en conocimiento de la Sala. El 1 de octubre de 1999, en víspera de que el Juez Bartle dictara su resolución sobre la extradición de Augusto Pinochet, el Juzgado Central de Instrucción Nº 5 instruyó al CPS que, en caso de que la inminente resolución fuera desfavorable a la solicitud española, se interpusieran los recursos que la ley británica contempla (doc. anexo nº 3). Sin embargo, el siguiente día 5 funcionarios bajo la autoridad de D. Abel Matutes visitaron la sede del CPS en Londres para explorar las posibilidades de privar a la Justicia española del acceso a los recursos.

a. Este acto quedó plasmado en la comunicación que el 5.10.1999 dirigiera el CPS al Juzgado Central Nº 5 (doc. anexo nº 3), que muestra la gran perturbación que produjo en los abogados defensores de la solicitud la visita de los dos funcionarios enviados por D. Abel Matutes, cuyo sentido fue interpretado como una orientación contraria a que el CPS interpusiera un recurso ante una eventual decisión del Juez Bartle contraria a la solicitud española (doc. anexo nº 4).

b. El siguiente 7 de octubre el relatado intento dio lugar al intercambio de comunicaciones entre el Juzgado y el Ministerio de AA.EE. que se acompaña como anexo º 5.

En otras palabras, en octubre de 1999 aparece ya diseñado el plan de utilizar la valija diplomática como instrumento para interceptar las resoluciones judiciales e imposibilitar su cumplimiento.

Se significa al respecto que el art. 12 del Convenio Europeo de Extradición establece que "1. La solicitud [judicial de extradición] se formulará por escrito y se cursará por vía diplomática". Es decir, lo que es una mera vía de comunicación el querellado Sr. Matutes la ha convertido en instrumento de control del Ejecutivo, control político sobre una investigación judicial penal y el acto de auxilio judicial internacional que es la solicitud de extradición.

CUARTO.- Que el 8 de febrero de 2000, demostrado ante el Mundo que los tribunales británicos consideran que

a) el acto del Home Office de 11.1.2000 no es un acto político, administrativo, de soberanía, sino que está inserto dentro del más pleno control jurisdiccional (lo que el Ministro del Home Office denomina acto "quasi-judicial"),
b) contra aquel cabe recurso ante el Tribunal Superior de Inglaterra y Gales,
c) la cuestión en debate aquí es de tal entidad judicial (no político-administrativa) que se da permiso a apelar ante la Cámara de los Lores (Tribunal Supremo del Reino Unido) la decisión que adopte el Alto Tribunal de Inglaterra y Gales,

el Juzgado Central de Instrucción nº 5 ha acordado remitir al CPS, por vía diplomática (con copia simple avanzada por fax), la resolución que se acompaña como doc. anexo nº 6.

Sin embargo el querellado D. Abel Matutes, en conocimiento de las resoluciones adoptadas ayer por el Tribunal británico y por el Juzgado Central de Instrucción nº 5, en el día de hoy, 9 de febrero, ha hecho público que ha dado instrucciones de no cursar por vía diplomática la resolución del Juzgado Central nº 5 del 8 de febrero 2000.

Estamos, pues, ante una demostración adicional de la reiterada voluntad del Sr. Matutes no no cumplir con las resoluciones del Juez competente, con la consiguiente indefensión de la solicitud de extradición española ante los Tribunales británicos que están conociendo de la suerte de la comunicación del Home Office de 11.1.2000. Indefensión que equivale a desistir de la solicitud de extradición, lo que le está vedado al querellado D. Abel Matutes (según hemos fundamentado en derecho en el Recurso de Súplica y en el escrito de Querella). (...) Madrid, 9 de febrero de 2000.

Top of page